La casa de las monjas Chichen Itza

La casa de las monjas tiene los nombres que se han dado a ciertos edificios mayas proceden, como los de Uxmal, de las denominaciones adoptadas por los primeros conquistadores españoles. La Casa de las Monjas y la Iglesia son los nombres de dos construcciones de la vieja Chichén Itzá, que datan de la época maya y ocupan la parte meridional del emplazamiento.

El gran conjunto de las Monjas cuenta con estructuras tipo palacio, un juego de pelota y una muralla baja. El edificio principal tiene por lo menos seis etapas constructivas, con modificaciones en la edificación, la decoración y el estilo, indicios de un largo periodo de ocupación.

La Casa de las Monjas cuenta con características particulares. Su una construcción estrictamente estilo Puuc, sin embargo, la fachada del mismo edificio, que mira al Oriente, no es del estilo de la región (estilo “Puuc”), sino de otro clásico estilo maya que se conoce con el nombre de estilo “Chenes” por ser frecuente en la región así llamada, al Noreste del Estado de Campeche

Tiene tres pisos en los que se combinan el estilo maya-tolteca y el Puuc. En el segundo piso se ven largas inscripciones en los dinteles y está ricamente decorado con pintura mural y mosaicos de piedra de estilo Puuc tardío. Forman parte de este conjunto las construcciones conocidas como el Anexo y la Iglesia.

Se supone que esta construcción estuvo destinada a los conjuros y las ofrendas a los dioses de la lluvia, deidades que precedieron al poderoso Kukulcán.
Este edificio es considerado un palacio residencial, sin embargo hay opiniones divididas entre los estudiosos. Unos opinan que era la residencia de la familia que fundó Chichen Itzá o la casa de gobierno o del sumo sacerdote.

La construcción de la casa de las monjas cuenta con cinco hileras de glifos dedicatorios, uno de ellos pertenece al año 880 d.C. El edificio original fue construido sobre una plataforma de 9 mts de altura, con dos alas y un muro de refuerzo central; mide 70 por 35 metros de ancho y 18 de alto Los muros del templo original tienen grecas escalonadas y dados esculpidos con elementos florales, las puertas también conservan los dinteles y glifos.